¿Qué causa los celos en las relaciones?


¿Qué causa los celos en las relaciones?


Con frecuencia se cree que los celos son producto de inseguridades, esto no es necesariamente así todo el tiempo. Los celos son una reacción natural que todos tenemos como mecanismo de defensa de protección hacia lo que se ama, debido al temor o sospecha de perderle de alguna manera, sintiendo que existe una amenaza real para su relación y ante este temor una persona puede llevar a cabo todo tipo de acciones que lejos de proteger su relación pueden desgastarla. El problema no está en sentir celos, sino en la intensidad y la frecuencia de los mismos, la manera en que se expresan. Los celos en pequeñas dosis y expresados adecuadamente son incluso saludables, ya que cuando tenemos un apego es natural sentir celos de vez en cuando, sin embargo si se expresan de forma inadecuada a la larga es un factor que puede incluso llegar a destruir una relación.

Diversos estudios han demostrado que la naturaleza y sentimiento de los celos puede ser el mismo en hombres y mujeres, aunque se notan algunas diferencias. Un estudio en la Universidad de Chapman en Orange California, sugiere que a los hombres tiende a afectarles más un encuentro carnal que a las mujeres, quienes le dan mucho más peso a una infidelidad emocional.  Sin embargo, esto no quiere decir que los hombres no sufran por una infidelidad en la que no hubo sexo, tampoco que las mujeres no sufran en una relación en la que solo hubo sexo. Los hombres y las mujeres pueden verse afectados más por una idea o por otra dependiendo tanto de su personalidad como de otros factores personales, sin embargo existe la tendencia.

Un estudio realizado por las Universidades Groningen en Holanda, Valencia y Palermo, sugieren que los estímulos que pueden desencadenar los celos no son los mismos para todas las personas. Aunque los celos son universales, lo que se considera una amenaza para una relación es distinto en base a lo que hemos aprendido. Este estudio también encuentra diferencias entre los géneros, ya que a las mujeres les atormentaba más la idea de un rival con características físicas atractivas y a los hombres lo relacionado al poder y al estatus social.

Los celos a veces pueden ser signo de falta de confianza en uno mismo. Cuando se sufre de baja autoestima, uno puede llegar a pensar que su pareja puede dejarle por casi cualquier persona, ya que al compararse con sus amigos solo tenderá a ver sus rasgos positivos y a buscar motivos por los cuales podría dejarle por esa otra persona. Esto se puede convertir en un hábito, en el cual la persona que siente celos se compara y evalúa constantemente contra todos aquellos que podrían convertirse en parejas potenciales de su gran amor, llegando incluso a pensar que si estas personas ajenas lo desearan podrían robarle a su pareja, ya que son más amigables, atractivas, o inteligentes, a pesar de que estas creencias podrían ser infundadas. Estas son ideas que no toman en cuenta la opinión actual de la pareja, si no el juicio propio, ya que constantemente se comparan a ellos mismos con otras personas. La forma de evitarlo, es comprender porque tu pareja ha elegido tu compañía y conocer cuáles son tus cualidades.

Experiencias de infidelidad anteriores. Puede ser que hayas experimentado la traición en el pasado y es lógico que trates de protegerte de que una situación como esa te suceda de nuevo, pero si vigilas todos los movimientos de tu pareja a diario solo para asegurarte lo único que lograrás será sofocar a tu pareja y frustrarla cuando note que no le tienes confianza. Debes entender que cada relación es distinta y las personas también. El que te hayan engañado con anterioridad no significa que siempre será así. Siempre existe el riesgo de que la relación se pierda, intentar controlarlo todo es una forma de perder el control,  lo importante es que siempre te puedes recuperar y salir adelante, disfruta de tu relación.

Tú mismo has sido infiel anteriormente. Cuando tu pareja no te ha dado ningún motivo para desconfiar pero sabes lo sencillo que podría ser para él o ella buscar el momento. Porque piensas que si tú fuiste capaz de hacerlo sin que algo estuviera necesariamente mal en su relación, él o ella podrían pensarlo también. Desconfías de tu pareja no porque tenga el potencial de serte infiel, sino porque tienes asuntos sin resolver aún dentro de ti relacionados al tema de la infidelidad. Si este es tu caso busca analizar el motivo y resuelve tus conflictos internos antes de que los celos desgasten tu relación de pareja.

El miedo a perder al otro. Esto puede ser en pequeñas dosis, algo saludable, ya que ayuda a no tomar a la pareja por sentado y ayudar a que siga fluyendo la energía de tratar de ser la mejor versión de nosotros mismos que podemos ser, mantiene la emoción y evita caer en la rutina. El problema viene cuando el miedo y la ansiedad se presentan de forma muy frecuente, ya que las acusaciones constantes y la inseguridad en grandes dosis pueden desgastar una relación de pareja. Los celos en exceso, especialmente cuando este punto está presente, pueden deberse en gran medida a que las personas no saben cómo manejarían la situación hipotética de la perdida de la pareja, eso genera gran ansiedad y por consecuencia intentan controlar o averiguar los pasos de su pareja todo lo que les sea posible, precisamente como forma de evitar que suceda.

No tener experiencia en relaciones amorosas. Cuando se han tenido pocas o ninguna relación con anterioridad, es fácil volverse vulnerable ante los celos, ya que las emociones son nuevas y nos falta aprender muchas cosas de las relaciones de pareja. Esto es normal en un principio, sin embargo no es excusa para sentirnos libres de acusar a la pareja con nuestras sospechas, el pensamiento debe madurar, ya que el al principio es muy egoísta, y tenderemos más a pensar en nuestro bienestar que en el de nuestra pareja. Esto puede llevarnos a errores como sofocarlas, prohibir salidas sin nosotros, hacer una escena cuando habla con amigos del sexo opuesto, obligarle a decirnos con frecuencia dónde está o con quien, vigilar todos sus pasos en el móvil o en sus cuentas de redes sociales, entre otras. Debes entender que tu pareja es un ser individual, mientras más le sofoques más dañas tu relación, porque solamente estás pensando en evitar aquello que imaginas en tu cabeza.


No debemos pensar que los celos son siempre algo negativo, a veces son signo de alarma para avisarnos que nuestra relación puede peligrar. Lo importante es aprender a atender a esa alarma adecuadamente, saber cuándo esos celos son solo parte de nuestros propios conflictos internos, canalizar esos sentimientos adecuadamente, expresarnos sin lastimar a nuestra pareja. Saber distinguir cuando se trata de evidencias reales de que nuestra relación puede peligrar y comunicarnos con el fin de aclarar la situación. 

Psic. Fernando Alvarado

Mi objetivo principal es compartir mis conocimientos y experiencias de lo que funciona en terapia en temas de relaciones de pareja, psicología infantil, bienestar psicológico y emocional, así como datos de neurociencia para usarlos a nuestro favor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario